Articulos sueltos

EL CORTO VERANO DE SUS SENORÍAS

Mucho antes de que las kilométricas caravanas de automóviles, cargados de maletas e ilusiones, iniciaran la tradicional y agónica operación salida estival, ya sabíamos que este año las vacaciones no serían como las de siempre. Cierto que la gente se amontona en la arena y los chiringuitos; que la tele emite más basura que el resto del año; que nuestro bar favorito echa la persiana dos de semanas. Vamos, lo habitual de todos los veranos desde que llegaron el seiscientos y el bikini.

Pero lo que no se detiene, por más que el calor (el caloret, que diría nuestra más entrañable ex) apriete, es el curso político; con independencia de que los parlamentos se tomen su par de meses de merecido descanso. Una cosa es que no haya sesiones y otra muy distinta que los políticos renuncien a todo un agosto de ruedas de prensa, entrevistas y peleas internas.

Y es que la vida política no está tan tranquila como para tirarse a la piscina o la playa. La mala digestión que han provocado en algunas sedes centrales los resultados del 24M, la inminencia de las elecciones catalanas y las próximas generales aconsejan a cualquier futurible cargo público estar lo más cerca posible de un micro o una cámara. Lo que se diga o haga es lo de menos; lo que cuentan son las veces que sales en los medios.

Los del PP no salen de un susto y ya tienen otro encima. Por si no fuera suficiente con los innumerables casos de corrupción, que más que salpicar ya diluvian sobre el partido de la gaviota, la vuelven a cagar tanto si se resisten a retirar a sus caras más gastadas, como cuando eligen a los nuevos cargos. ¡Mira que premiar con lo de París a Wert! ¡Y la reunión con Rato! ¿No les quedaba nadie con peor imagen que los ungidos en Cataluña o Valencia?

El PSOE tampoco quiere aprovecharse del desastre de sus rivales y, sin cerrar las heridas de Andalucía, se autoinmola en Madrid, otro de sus históricos bastiones, abriendo una imprevisible crisis al cargarse al televisivo Carmona a las pocas semanas de entrar en el ayuntamiento de la capital.

De IU, que también tiene su calvario en la comunidad madrileña, lo más destacable es la bipolaridad de sus máximos responsables. A estas alturas, todavía no saben si apostar fuerte por sus propias siglas o buscar la forma de chupar rueda de las listas triunfadoras en las municipales.

Ciudadanos, la vieja derecha con cara juvenil, no las tiene todas consigo. Rivera aporta su tirón, no se lo vamos a negar, pero es una pena que no se pueda clonar para no correr riesgos con sus inoportunos fichajes.

Nos queda Podemos, la gran esperanza blanca de la izquierda ilustrada y del mundillo de la cultura que desertaron años ha del PSOE, aunque no de la socialdemocracia. Desde luego que el partido de Iglesias y sus doctos colaboradores ha perdido fuelle y respaldo de sus bases, pero cuenta con su capacidad para seguir seduciendo y con los medios; unos lo apoyan sin tapujos y otros le atacan con tanto virulencia como torpeza, con lo que acaban favoreciendo al pablismo.

Con UPyD tan hundida como la propia IU, lo único que se puede pronosticar es unas elecciones entre cuatro y un gobierno de dos. Tampoco es un gran revulsivo para superar el trauma postvacional.

Antonio Pérez Collado

cuervo76
Tira en el nº 76 de la Revista al Margen
Artículo publicado en: Revista al Margen 76, de Invierno de 2010-11
Cautivar la mirada, diferir lo abierto. Dos consecuencias que se extraen del fenómeno “pantalla” y que desembocan en otra más genérica: hurtar experiencia Arrojado a la celda en que se ha convertido nuestro entorno y nuestra propia casa, el hombre es apartado cada vez más de la intemperie, de cuyo peligro había sacado siempre su fuerza y su valor, poniendo en juego su instinto de conservación.
Esa vida, irreducible incluso en su aparente indefensión al paroxismo “civilizador”, a pesar de las oscuras tentativas seudo-humanitarias por salvaguardarla (como a un tigre o a un flamenco en el circo o en el zoo), es la vida del hombre con voluntad de actualizarse en su enlace con lo que late en la profundidad del exterior. ¿No se dan, en éste, las condiciones unificadoras para una renovación de las relaciones con lo sensible? ¿No se expone el hombre ahí a su propia reanunciación en la dura armonía? Este trato del hombre con lo elemental es lo que la sociedad capitalista no está dispuesta a admitir. Ni a que pueda darse una celebración del lujo de su pobreza. Porque no admite que pueda festejarse un ritual de lo inconsumible; porque no reconoce ninguna zona boscosa de la existencia. Por lo tanto, no puede permitirse que quede rastro alguno de sombra, a la que odia tanto como a la luz. Asimismo, no puede aceptar la soberanía que las constituye, ni que se renueven conforme a un orden vital indisociable, conformado por un ciclo que rompe el encadenamiento lineal ya que se funda en el accidente cósmico, en el accidente telúrico, en lo que da relieve a la noche y al día y les otorga su belleza depresionante: esos profundos accidentes del tiempo que hacen visible su agitada interioridad. (1)
Leer más:Hacer cautiva la mirada, diferir lo abierto, de Eugenio Castro
En los últimos tiempos estamos asistiendo a la proliferación de nuevas formas de un pensamiento que podríamos catalogar de neomítico. No se trata de la creación de nuevas sagas de héroes y dioses –operación que queda relegada a  videojuegos, comics y películas de consumo rápido- sino a la introducción de ciertos conceptos que pretenden explicar el mundo desde una irracionalidad revestida de apariencia racional.   
En este contexto, la última moto inservible que pretenden vendernos es la de la sostenibilidad. De un tiempo a esta parte, para que pueda ser deglutido y digerido, todo ha de ser sostenible: un progreso sostenible, una economía sostenible, una ecología sostenible, una sostenibilidad sostenible... ¿Pero qué demonios querrán decir en realidad con la dichosa palabreja? ¡Vaya usted a saber! Lo que sí que parece claro es que se presenta como el último invento para dorar la píldora narcótica que nos tienen destinada.
Leer más:El insostenible mito de la sostenibilidad, Editorial del nº75 de la Revista al Margen
María Santana Fernández. Revista al Margen. Ya Freud había insistido con frecuencia en que la risa tenía inestimables propiedades a la hora de conseguir el equilibrio homeostático de nuestra caótica psique. La obsesión utilitaria freudiana, según la cual cada una de las conductas del ser humano cumple un papel específico en el entramado psíquico sin dejar un hueco a la arbitrariedad de la naturaleza, insiste en que el humor es un mecanismo de liberación de miedos y tensiones. De tal modo que cada uno de nosotros tiene la posibilidad de emplear la purificadora risa a modo de sucedáneo erótico que nos descargue de la angustia. Esta risa, según la teoría freudiana, es sana y recomendable, a pesar de andar surgiendo de conexiones viciadas y oscuras del subconsciente, de crueldades y perversiones inconfesadas las cuales están dirigidas paradójicamente a nuestros seres más cercanos y queridos.
Leer más:El humor: azotando al progreso hasta que gima
-Cuando yo uso una palabra ( ) quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
-La cuestión - insistió Alicia– es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
-La cuestión –zanjó Humpty Dumpty– es saber quien es el que manda..., eso es todo.
Lewis Carroll – Alice in wonderland

Algunos de los espacios centrales de reflexión en la historia del pensamiento humano en general y muy especialmente en la historia del pensamiento de inspiración libertaria, los han ocupado sin duda los planteamientos acerca  del poder y la autoridad. Pues bien, más allá de complejas y relativas definiciones conceptuales y nominalismos estériles que no llevan a ninguna parte, intentaremos rescatar algunas evidencias.
Leer más:Al Margen del Poder
Editorial del número 71 de la Revista al Margen
Cuando nos planteamos dedicar un número de nuestra revista al tema del miedo, seguramente no fuimos conscientes del fregao en el que nos habíamos metido. Y no porque el tema no merezca una atención prioritaria, de hecho nos pareció una de las claves que explican gran parte de los marrones que agobian nuestra sociedad en este principio del tercer milenio. No, el problema llegó cuando, conforme íbamos avanzando, nos íbamos dando cuenta que el asunto tenía más aristas que un dodecaedro. Después de los cientos de miles de páginas que se han escrito sobre el miedo, desde los más diversos e insólitos puntos de vista ¿Cómo acotar la cuestión y situarla en un contexto en el que pudiera resultar útil reflexionar sobre ella?
Leer más:El miedo guarda la viña
Antonio Pérez Collado. Artículo de al Margen de Verano '09.
España, o como queráis que llamemos a esto, tiene algunas generalidades que se dan igual entre gallegos, vascos, catalanes, valencianos o castellanos. Uno de eso rasgos comunes y antiguos como la picaresca del Siglo de Oro, es la peculiar interpretación de las leyes que hacen los empresarios según les interese aplicarlas contra los trabajadores o esquivarlas en beneficio propio.
No son hechos aislados las ocasiones en que un patrón usa y abusa de una legislación laboral absolutamente favorables al empresariado para sancionar o despedir por cualquier insignificancia a un empleado, mientras en esa misma empresa se olvidan del sagrado deber de cumplir la ley cuando de pagar los salarios, respetar la jornada laboral o aplicar las normas de seguridad en el trabajo se trata. Nuestros empresarios siguen pensando, como hace dos siglos, que la ley tiene dos varas de medir: una para el amo y otra para el esclavo.
images
        (dibujo, Paula Cabildo)
Leer más:Otra forma de despedir barato
Artículo extraído de la Revista al Margen 68, la Autogestión. Escribo esto desde la rabia. Muchísima rabia. Siempre pensé que la autogestión tenía mucho de resistencia y antimilitarismo. Les cuento: esto iba a ser un escrito más técnico a partir de la experiencia de nuestra biblioteca, la que estamos levantando y para la que ya habíamos encontrado local: una hermosa casa en el centro de Asunción, Paraguay, con una hermosa vista desde la terraza del segundo piso, con grandes ventanas y ventanales, con espacio para recibir esas visitas y en suma todas las condiciones para proporcionarnos una felicidad modesta.
Leer más:Autogestión en Latinoámerica, Pelao Carvallo
Artículo extraído de la Revista al Margen 68, la Autogestión. Yo he intentado llevar a cabo un proyecto alternativo sin éxito y, sin embargo, no cejo en el empeño. Mientras intento hacer realidad este sueño, no dejo de pensar en que por fin ha llegado la crisis del sistema; su agonía se hace palpable a la masa trabajadora, a los técnicos, a los gobernantes…, es decir, a la práctica mayoría de la población del mundo.
Leer más:Una alternativa más
Editorial, Revista al Margen 68, la Autogestión.
Pues sí, parece que por más que economistas y políticos nos quieran convencer de lo contrario, lo cierto es que esta crisis va para largo y no es una simple crisis de la bolsa. Estamos ante el final de una etapa económica y, posiblemente, del sistema político que ha venido facilitando al capitalismo una excelente coartada moral y legal para explotar a las personas y saquear el planeta.
Las primeras consecuencias de la crisis ya las estamos viendo y padeciendo: paro galopante, recortes sociales, deterioro de los servicios públicos, precariedad laboral, despidos, congelación salarial, etc. Es indudable (no sabemos ni por qué lo recordamos) que la crisis la estamos y la vamos a seguir sufriendo los pobres; y entre los pobres, aquellos colectivos que siempre han estado en crisis: jóvenes, personas mayores, mujeres e inmigrantes.
Leer más:Hemos tocado fondo?
TEMA PARA EL PRÓXIMO DOSSIER DE LA REVISTA AL MARGEN
Últimamente nos están dando la tabarra con la crisis financiera. Con ello parece que quieren cumplir dos objetivos: meternos el miedo en el cuerpo para que aceptemos resignadamente cualquier recorte, cualquier nuevo sacrificio, y –por otro lado- convencernos de que hay que refundar el capitalismo, inyectándole ingentes sumas de dinero de los contribuyentes, porque éste es el único sistema posible, aunque tenga algunos fallos que los grupos de poder económico y político (G-8, G-20, FMI, Banco Mundial, etc.) van a corregir en sus próximas cumbres.
Nosotros sabemos que esta crisis no es un desliz de algunos capitalistas sin entrañas, sino que es la consecuencia lógica de la aplicación más ortodoxa del capitalismo, y también sabemos que hay otras alternativas al sistema neoconservador y de economía de mercado. Estamos hablando de autogestionar nuestra vida y nuestras relaciones.
De eso queremos hablar. Queremos rescatar las viejas prácticas autogestionarias, pero sin echar mano de las clásicas colectividades de 1936. No, lo que vamos a hacer en este número es recopilar la historia, la actuliadad y los métodos de trabajo de un montón de experiencias autogestionarias vigentes en los más variados campos de la vida social: educación, agricultura, servicios, sanidad, medios de comunicación, cultura y arte, vivienda, etc.

Para hacer posible este dossier necesitamos la colaboraricón de cuantos grupos e invividuos están precticando la autogestión a pequeña o mediana escala. Por eso pedimos vuestras aportaciones y por eso vamos a dirigirnos a todos los colectivos autogestionarios que conocemos. ¡Vamos a demostrar que es posible vivir y soñar al margen de este moribundo régimen explotador y represor.
Leer más:FRENTE A SU CRISIS, NUESTRA AUTOGESTIÓN
“El aburrimiento es contrarrevolucionario”
Cartel de Mayo del 68

La  disgregación social, como forma de despersonalización ha creado seres humanos incapaces de dar rienda suelta a su propia satisfacción. La ilusión de las necesidades impuestas por las sociedades super-industrializadas reafirma a las personas en el alejamiento del propio divertimento, es decir, institucionaliza el aburrimiento enmascarado.
Continúa
Rafa Becerra, Revista Al Margen. El año pasado, se celebró el 30 aniversario de las primeras elecciones libres tras la muerte de Franco. La efeméride fue blandida por políticos de todos los partidos como un pilar de la democracia. De esa, de la que “ellos” se sienten dueños y hacedores. Periódicos y televisiones, ensalzaron continuamente el papel, diríase  heroico, de los partidos, por haber sabido dejar de lado rencillas históricas y haber podido trabajar juntos y llevar a buen puerto la democracia y la constitución. Todos son importantes: El rey, Suarez, Fraga, Carrillo, Roca, González, etc. Son sus héroes. Pero no son los míos.
Leer más:Aniversarios
Editorial del nùmero de verano de la Revista Al Margen. Hablar de memoria en estos tiempos de frenesí y amnesia colectiva puede parecer un contrasentido; hacerlo de memoria histórica nos sitúa como seguidores de una moda, tardía y pasajera, a la que en los últimos años se han apuntado muchos de los responsables del olvido vergonzoso que se ha impuesto sobre nuestra historia social reciente.
El hecho de que la memoria sea un asunto individual y la historia una crónica de los hechos colectivos, no ha sido óbice para que la expresión Memoria Histórica se haya aceptado como definición de todo este movimiento, nacido espontánea y sinceramente de la mano de algunos de los familiares de víctimas del franquismo, con el que se pretendía honrar a todos aquellos inocentes, recuperar sus restos sepultados en cualquier cuneta y, sobre todo, denunciar a sus verdugos, que en numerosos casos aún vivían y disfrutaban de una posición y reputación elevadas e inmerecidas. Columna de la Revista en barriodelcarmen.net
Revista Al Margen. Miguel Amorós.
El 8 de junio de 1942 fusilaron a los hermanos José y Pedro Pellicer Gandía. Ese día, aciago para sus familiares, amigos y compañeros, fue sin embargo un día cualquiera en los primeros años del régimen franquista, marcados por la aniquilación física como arma política y el terrorismo de Estado como método de gobierno. Podemos hablar con total propiedad de genocidio, puesto que lo que ocurrió no fueron simples ejecuciones de opositores, sino la eliminación por porcedimientos sumarios acompañados por toda clase de malos tratos y humillaciones, de una parte significativa de la población, a la que se consideraba desafecta e implicada en la causa republicana. Si reparamos en que la represión se cebó sobre todo con la clase obrera, y especialmente con los proletarios que encabezaron los hechos revolucionarios, el genocidio franquista no fue tan atávico como cierta literatura de posguerra y los propagandistas de la transición nos quisieron hacer creer.
Continúa en la columna de la Revista al Margen de barriodelcarmen.net
Publicamos en el web este artículo del grupo "Cerdas Agriculces".
Diversos artículos que por su tamaño no pueden ponerse enteros en la revista en papel de Al Margen figuran completos en el web. Este es el caso de este artículo del número de la revista de primavera de 2008-
Leer más:Lo cortés no quita lo valiente

Donde estamos

Ateneo Libertario Al Margen
Palma, 3 bajo
Tel. 96 392 17 51
46003 València
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
www.ateneoalmargen.org

Últimos enlaces

Suscríbete

+ Suscríbete para recibir en tu email
la programación mensual del Ateneo

Tráfico

Hoy256
Ayer282
Semana2281
Mes9354
Total287099
Domingo, 28 Mayo 2017 20:20
Powered by CoalaWeb

Video 22 Aniversario
Scroll to top